Organizacion TODT

Al principio la OT fue poco más que la Plana Mayor de Fritz Todt, encargado por Hitler de construir las autopistas alemanas.
Más tarde Todt recibe la orden de construir la "Línea Sigfrido" para la defensa de la frontera occidental germana.

A partir de este momento la OT estuvo en estrecha relación y colaboración con la Wehrmacht.

En los territorios ocupados por Alemania y en los paises aliados del III Reich, la OT construyó carreteras y ferrocarriles, reparó puentes y presas hidraulicas, edificios y fábricas, explotó minas y canteras, dragó puertos y canales, levantó líneas de fortificaciones... Todo ello al servicio de la Wehrmacht y de la economía de guerra.

En la OT había una gran mayoría de personal no alemán.

Las unidades fundamentales de la OT eran los "OT-Einsatzgruppe", estructurados en distintas subunidades.

Para la protección de los trabajadores de la OT, la salvaguardia de sus instalaciones y depósitos y vigilancia de las obras en curso se crearon grupos armados, los "OT-Schutzkommando".

Los españoles residentes en Francia también fueron empleados por las autoridades alemanas como mano de obra durante la ocupación. Entre 1942 y 1944, la Organización Todt reclutó a unos 26.000 (inicialmente de manera voluntaria y desde 1943 con carácter obligatorio) y otros 40.000 fueron deportados a Alemania.

 

- Rodríguez Sánchez, Silverio Antonio Martin

Canjáyar (Almería) 11 /XI/1916 - Bouillon, en Bélgica 6 /XII/2009 .

Segundo hijo de una familia de diez niños, trabajó en Su pueblo natal muy joven en la explotación familiar, hasta 1933, año en que se marchó en Terrassa (Barcelona). Obrero en varias fábricas, vendedor, albañil, decidió en 1935 de enrolarse en la Marina. Movilizado el 4 de agosto de 1936 en la Marina republicana, recibió una instrucción antes de ser afectado a la guardia del "Oro de Moscú" en la Algameca de Cartagena.

En enero de 1937 se volvió telemetrista en el destructor "Císcár" y después en el guardacostas V-18, entre febrero de 1937 y marzo de 1939.

En marzo de 1939, durante la Retirada, se exilió a bordo del guardacostas V-18, desde Alicante hasta el puerto de Orán en Argelia francesa donde fue internado en un campo de concentración.

El ejército francés le trasladó después en Rélizane y desde allí hasta los campos del Transahariano en Colomb-Béchar. Bajo un sol de plomo y tempestades de arena, en pleno desierto los pusieron a cavar arena. A menudo la arena recubría las zanjas que acababan de cavar, obligándoles a efectuar varias veces el mismo trabajo. Para beber y lavarse, solo les dejaban dos litros de agua por persona y por día. Para comer no tenían nada más que col y agua con arena dentro.

Les propusieron entonces de enrolarse en la legión extranjera. Lo que hizo en marzo de 1940 en un batallón de marcha del I° Régiment Etranger d’Infanterie en Sidi-Bel-Abbès.

Desmovilizado en octubre de 1940 en Marsella en Francia, fue alistado en una Compañía de Trabajadores Extranjeros en Miramas en las Bouches-du-Rhône y llevado a trabajar a Aulas cerca de Le Vigan, en el Gard. Debió trabajar en un bosque de castaños, cortando madera al servicio de los alemanes. Pero, un día de junio de 1941, los alemanes rodearon al campo de la compañía de trabajo y con sus metralletas les metieron en vagones, encerrados como animales durante tres días, a oscuras, con una lata de sardinas y pan duro para comer. Acabó de ser requisado para la construcción de la base submarina Kéroman de Lorient en el Morbihan, bastión del Muro atlántico, en el cuadro de la organización Todt.

Allí se quedó hasta septiembre de 1941 y se escapó con un compañero hasta Gaël, en Ille-et-Vilaine, pasando por varios pueblos del Morbihan: Concoret, Mauron y Coëtquidan. Encontró entonces en Gaël un comisario de policía acogedor y compasivo que les dio un pase y una cartilla de racionamiento. Trabajó entonces en un terreno de aviación dicho “le Point-Clos” en Gaël. El 9 de noviembre de 1941, llegó en Dinard. Fue empleado entonces en varias empresas de Trabajos Públicos en Saint-Malo hasta el final de la guerra.

El 10 de julio de 1948, se marchó y llegó entonces dos días más tarde en Blagny, en los Ardennes, donde se casó el 25 de junio de 1949 con D. Isabel Rumí Gerez, originaria de la provincia de Almería como él. Unos días después su llegada en Blagny, Silverio Rodríguez fue empleado en la Société des Hauts-Fourneaux de la Chiers. Trabajó hasta 1976 en calidad de sulfatador y después de regenerador de acido. En 1957, hizo construir una casa en la ciudad de Carignan (Ardennes) donde vivió hasta el año 2005. Vivió sus últimos años en Bouillon, en Bélgica donde murió el 6 de diciembre de 2009 a los 93 años. Tuvo seis hijos, dieciséis nietos y cuatro bisnietos.