Republicanos

El final de la Guerra Civil supuso un movimiento migratorio extraordinario por parte de quienes temían las represalias de los vencedores y simpatizantes de estos. Los destinos de los que huyeron fueron de los mas variado pero la gran mayoria se desplazaron por Europa, principalmente a Francia, lo que hizo que se involucraran en otra terrible guerra.

En junio de 1938 unos 45.000 refugiados habían cruzado y el gobierno francés ordenó el cierre de la  frontera. Sin embargo, con la caída de Cataluña en enero de 1939 generó una marea humana que huía hacia el norte. Detrás de ellos venía el ejército republicano en retirada. La frontera se abrió para acoger a cientos de miles de civiles y combatientes en suelo francés.

Los refugiados fueron confinados en campamentos y perseguidos por la policía francesa los que escaparon de esta reclusión.

Los campamentos fueron mal equipados, con pocos suministros y sin atención médica.

Los identificados como "delincuentes" o "radicales" fueron separados en los campos de refugiados.

Aunque el gobierno francés trató de alentar la repatriación, tanto voluntaria como por las amenazas. todavía hubo por lo menos 250.000 españoles a finales de 1939.

Cuando el conflicto con Alemania amenazaba Francia, a los exiliados se les dio la opción de dejar los campos en abril de 1939, a condición de que, o bien firmasen un contrato de trabajo individual con los agricultores locales / empleadores o se alistasen en batallones de trabajo, la Legión Extranjera o el Ejército francés regular. Cerca de 15.000 hombres se unieron a la Legión Extranjera, entre ellos ex-miembros de la Columna Durruti (aunque estos hombres se les dio la opción de la Legión o la repatriación forzada).

Se estima que más de 60.000 exiliados españoles lucharon junto a la Resistencia francesa, mientras que miles de personas sirvieron en el ejército de la Francia Libre.
Durante el ataque alemán a Francia más de 6.000 republicanos murieron en combate con uniforme francés y 14.000 fueron hechos prisioneros. Estos no fueron tratados como prisioneros de guerra, sino enviados directamente a campos de concentración de Mauthausen, principalmente (Sólo 2.000 de los 12.000 enviados a ese lugar sobrevivieron a la guerra). Otros españoles se encontraban sirviendo en Noruega, en la Legión Extranjera francesa y formaron parte de la fuerza expedicionaria a Narvik y Trondheim.

Tras la derrota francesa se creó el régimen de Vichy (gobierno frances títere de Almenia) que usó gran cantidad de mano de obra española en el sur, por lo que estableció la Travailleurs Etrangers (TE). A finales de 1940 más de 220.000 españoles se dedicaban a trabajos forzados por las empresas francesas y alemanas en Francia. Dentro del Travailleurs Etrangers el sabotaje se convirtió en la norma. Poco a poco aumento la entidad de los daños que se provocaban hasta llegar a dinamitar las instalaciones industriales y vías férreas; ataques con granadas contra alemanes en desfiles militares, cantinas y cuarteles, y asesinatos selectivos.

En 1942 la resistencia francesa tomó forma. Muchos españoles que actúan principalmente en el sur y sudoriental, se organizaron. En los 18 meses antes del D-Day acosaron a las tropas alemanas.

Entre junio 1943 y mayo de 1944 cerca de 2.000 locomotoras fueron destruidas.

En octubre de 1943 más de 3.000 ataques se registraron en los ferrocarriles, 427 resultando graves daños, con 132 trenes descarrilados. En el sabotaje Suroeste fue tan eficaz que el 6 de junio 1944 las tropas alemanas tardaron 3 días para viajar de París a Toulouse.

Las guerrillas fueron menos numerosas en el norte. Entre abril y septiembre de 1943 hubo cerca de 500 ataques de la resistencia, 278 en contra ferrocarriles y otras obras de infraestructura, matando a 950 alemanes e hiriendo a 1.890. En Normandía y Bretaña, los españoles hicieron estallar transformadores eléctricos, una estación de ferrocarril y el patio de conmutación y una parte de un campo de aviación.

Combatientes españoles de la resistencia en París asesinaron al Teniente General Ernst Schaumburg, Comandante de Paris, y al General Von Ritter quien fue responsable de la contratación de mano de obra forzada.

La efectividad de la campaña de la guerrilla era llevar a Eisenhower a comentar que el esfuerzo de resistencia alrededor de D-Day valía un total de 15 divisiones del ejército regular. Asimismo, los Maquis (guerrilleros de la resistencia) supusieron un importante apoyo al septimo ejército americano que se valoó a un equivalente 4 o 5 divisiones de tropas regulares.

Las tropas aliadas nunca entraron en gran parte del sur de Francia. El área al oeste de todo el Ródano y el sur de los ríos Loira fue liberado por la insurrección nacional de los Maquis, como también era Bretaña, con excepción de los puertos del Atlántico con sus guarniciones alemanas fuertes.

En el departamento de L'Ariege del 14º Cuerpo de Guerrilleros Españoles jugaron un papel clave en el desalojo de los alemanes. Entre el 6 de junio y agosto de 1944 atacaron los convoyes alemanes y liberaron a varios pueblos antes de tomar el cuartel general de los nazis en la zona. Una columna alemana intentó un fuerte contraataque pero fueron sorprendidos en una emboscada. A pesar de su superioridad logística estaban inmovilizados por el fuego de ametralladora y se entregaron 1.200 soldados alemanes.

Otros ejemplos de la contribución española fue el batallón anarquista Libertad que liberó Cahors y otros pueblos y con la participación de 6.000 guerrilleros españoles en la liberación de Toulouse.

Otro episodio de interés ocurrió cuando los alemanes intentaron retirarse por la zona de Gard, tras la caída del Marsella. Un grupo de 32 españoles y franceses atacaron la columna alemana de 1.300 hombres en 60 camiones, con seis tanques y dos cañones autopropulsadas, en La Madeiline, el 22 de agosto de 1944. Los Maquis minaron la carretera y el puente de ferrocarril posicionándose en las colinas circundantes con ametralladoras. La batalla duró desde 15:00 hasta el mediodía del día siguiente. 3 Maquis fueron heridos, 110 alemanes muertos, 200 heridos y el resto se rindieron.

Más de 4.000 españoles tomaron parte en la sublevación Maquis en París que comenzó el 21 de agosto de 1944. En poco tiempo fueron apoyados por la tropas alaidas regulares desembarcadas en Normandía.

Las primeras unidades en entrar en París y llegar al Hotel de Ville pertenecían a la 9º compañía de la 2 ª División Blindada francesa, cuyos halftracks (semiorugas blindados muy populares del ejército americano) llevaba los nombres de los campos de batalla españoles - "Guadalajara", "Teruel", "Madrid" y "Ebro" ya que eran tripulados por españoles, que se habían enrolado en el ejército francés de los campos de prisioneros en 1939.

 

Unos 25.000 españoles murieron en los campos o en las unidades de combate armados.

Con la rendición alemana en 1945, los españoles creían que los aliados dirigirian su atención a Franco, pero no hubo apoyo internacional para derrocarle.