VENTA DE ARMAS

Tras la finalización de la Guerra Civil en 1939 sólo tres de las empresas armeras obtuvieron el permiso gubernativo para reanudar la fabricación de armas cortas:

  • Unceta y Cía,
  • Bonifacio Echeverría
  • Gabilondo y Cía.

La primera de ellas estaba en mejores condiciones para poder afrontar los importantes pedidos que, como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, se estaban recibiendo de las fuerzas del Eje. Las ventas a Alemania de la empresa vizcaina alcanzaron las 106.454 unidades de distintos modelos, mientras que el total de ventas de Bonifacio Echeverría apenas alcanzó las 46.000. La preeminencia de estas tres empresas se hizo definitiva con la aprobación en 1944, del nuevo reglamento de armas y explosivos, que limitaba la producción de armas cortas a aquellas empresas que realizaran el ciclo completo de producción en una planta industrial de perímetro cerrado. Ante esta tesitura, que finiquitó el sistema tradicional de fabricación de armas cortas en el País Vasco, la mayoría de las antiguas empresas armeras optaron por centrarse en los nuevos productos, cuya fabricación se había iniciado ya antes de la guerra.

En el caso de las armas largas de caza el escenario también se presentaba favorable en los mercados internacionales. Inglaterra, Italia y Bélgica, los principales competidores, se encontraban inmersos en la guerra, lo que podía haber facilitado la entrada de la industria vasca en unos mercados desabastecidos de este tipo de armas. Sin embargo, la desorganización del sistema productivo tras la Guerra Civil, y la escasez de materiales, hicieron imposible el adecuado aprovechamiento de esta situación.

El aislamiento internacional español tras 1945 restringió las exportaciones, convirtiéndose el mercado nacional en el único destino posible para la producción de armas.

 

MODELOS PORTADOS POR LAS FUERZAS DEL EJE

ASTRA 400 (M1921)

El 17 de Agosto de 1941, España, a traves del agente comercial a la empresa Von Ramin & Co. de Berlin, envió al gobierno aleman 5.950 pistolas ASTRA Modelo 400 (denominadas en Alemania como  P.642), y 6.000 ASTRA Modelo 300 del 9mm corto y del 7,65mm. como parte del pago de la deuda que el ejército de Franco habí­a contraí­do con ese paí­s durante nuestra Guerra Civil.

Como consecuencia de su calidad, el gobierno nazi mostró interés por adquirir más armas, sin embargo, al ser el 9x23mm un calibre no estandar en el Ejercito germano,la municion debia ser importada de España lo cual generaba un inconveniente logistico. Esta fue la razón por la cual el Waffenamt (la agencia armamentistica alemana) solicitó a la fábrica de Guernica (Unceta y Cia.) en 1943 un modelo recamarado para el 9x19 Parabellum. El resultado fue un arma ligeramente más corta que la 400, y con una longitud  de cañon de 113 mm. Esta pistola se la denominó ASTRA Modelo 600/43 y estaba destinada para el uso de la Wehrmacht y la Luftwaffe. En Alemania se la denominó Pistolen 600/43 o simplemente P.43.

El contrato con la fábrica Unceta y Compañí­a S.A. consistió en el suministro de  40.000 unidades siendo entregadas 10.450 unidades entre finales del año 1943 y principios de 1944, a través de la frontera franco española en Irún. Debido a que en junio de 1944 tuvo lugar la invasión aliada en Francia, se frustró la entrega de las restantes. Debido al bloqueo internacional al Ejército Alemán, el resto hubo que quedar depositado en un arsenal de la provincia de Burgos. Una vez finalizada la guerra fueron entregadas a Alemania y fueron destinadas a equipar a la policia, denominada P.3.Pistolen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ASTRA 300

 

Muy preciada por los pilotos de la Luftwaffe por su tamaño y fiabilidad conocida por estos al ser la que portaban los pilotos españoles de las escudrillas azules.

 

 

 

 

 

 

 

- Hubo importadores en Alemania de los modelos españoles de armas cortas españolas Astra, Star y Llama, tanto antes como durante la guerra. Empresas como la Gustav Genschow AG en Hamburgo (1.500 unidades de Astra 200 en enero de 1943), la Albrecht Kind GmbH (Akah) o Dornheim AG. Aunque en principio estas armas fueron adquiridas por estas firmas para ser destinadas al mercado comercial, un gran número de ellas fueron adquiridas por militares alemanes para ser usada como segunda arma así como gran parte de estos lotes habrían sido comprados por diferentes organizaciones del Partido Nazi para sus miembros.

 

 

MODELOS PORTADOS POR LOS ALIADOS

 

-Al principio de la segunda guerra mundial, el War Office británico compró un lote de Star y de Llama para equipar al Special Operations Executive, SOE.

En 1944 realizó un pedido de pistolas de cantidad desconocida, pero importante, a la firma española Gabilondo y Cía fabricante de la marca Llama en calibre .38 ACP

El  "Informe Rigal", que son una serie de documentos que inventariaban las armas distribuidas a la Fuerza 136 que operaba en el sudeste asiático y la India, habla de "unas 3.000 pistolas Llama en diferentes calibres: 9 mm, .380 ACP y .32 ACP".

-También hubo una remesa importante de armas cortas y munición entregada a la resistencia francesa suministrados por el SOE. En el libro "Chuck Yeager: fighter pilot" escrito por el ex-general de división en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Charles Elwood "Chuck" Yeager, que en su época de piloto durante la segunda guerra mundial, fue derribado sobre Francia en su octava misión, el 5 de marzo de 1944.  Tras escapar a través de España el 30 de marzo con la ayuda de los Maquis (resistencia francesa), regresó a Inglaterra el 15 de mayo de 1944. poco despues describió que los combatientes de la resistencia francesa que le ayudaron portaban entre otras armas la pistola  "Llama .38 s". por lo que parece que hacia referencia al Modelo V en calibre 9 mm Largo/ .38 Super.

En cuanto a las pistolas Star "británicas"  hay escasa información, aunque parece que a principios de 1940 ese gobierno compró una partida de un modelo de pistola Star en 9 corto, posiblemente la Star S.
 

- A continuación un ejemplo de la internacionalización de venta de arma fabricadas en España, en este caso en EE.UU.